Non con il collo torto, né con la faccia da venerdì santo si attira ad amare il Signore e alle pratiche della religione la gioventù.
Domenica, 20 Settembre 2020
23 Aprile 2016
Don Orione y el ministerio de la misericordia (Video conferencia, 23.4.2016)
Inicio del curso 2016 de la Escuela de Formaciòn Orionista: muchos grupos y personas en visiòn streaming y intercomunicando.

Escuela de Formación Orionina

23 de abril de 2016

Puede ver la VIDEOCONFERENCIA

DON ORIONE Y EL MINISTERIO DE LA MISERICORDIA

Don Flavio Peloso, FDP[1]

 

 

 

El Año Santo de la Misericordia

El 13 de marzo del 2015 el Papa Francisco anunció la convocación del Año Santo de la Misericordia.  [VIDEO]

“Pensé mucho cómo la Iglesia podría hacer más evidente su misión de ser testigo de la misericordia. Por eso decidí convocar un Jubileo extraordinario que tenga al centro la misericordia de Dios. Será un Año Santo de la Misericordia. Lo queremos vivir a la luz de la palabra del Señor: “Sean misericordiosos como el Padre”. Este Año Santo iniciará en la próxima solemnidad de la Inmaculada Concepción y concluirá el 20 de noviembre de 2016, Domingo de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo y rostro vivo de la misericordia del Padre”

Luego, el 11 de abril de 2015, durante la celebración de Vísperas del “Domingo in Albis” o “ de la Misericordia”, el Papa Francisco hizo pública la Bula del Jubileo extraordinario del 2016, titulada Misericordiae vultus.

El documento traza las líneas y da indicaciones para el Año Santo que terminará el 20 de noviembre del 2016. En aquella fecha nosotros, Orionitas, celebramos la fiesta de la “Madre de la Divina Providencia”, patrona principal de la Pequeña Obra de la Divina Providencia.

El título de la Bula – Misericordiae vultus – indica ya el sentido y el motivo del Año santo: contemplar e imitar el Rostro misericordioso de Dios y “tener fija la mirada” en Él.

“La misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia. – escribe el Papa Francisco - La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo”.

Veamos cómo el Papa Francisco entiende el año Santo de la Misericordia [VIDEO]

Papa Francisco nos pide que “donde la Iglesia está presente, allí debe ser evidente la misericordia del Padre”; “en nuestras parroquias, en las comunidades, en las asociaciones y movimientos, en fin, donde sea que haya cristianos, cualquiera debe poder encontrar un oasis de misericordia”.

Los creyentes estamos invitados por el Papa a atravesar la Puerta santa, ya sea en Roma como en “cada Iglesia particular, en la Catedral que es la Iglesia Madre para todos los fieles, o bien en una iglesia de especial significado”, o también “en los santuarios” establecidos por los Obispos.

La Puerta santa es definida la Puerta de la misericordia:

  • que hay que atravesar para entrar y encontrar el Dios misericordioso, asumiendo el compromiso de una verdadera conversión a la misericordia así como nos fue enseñada en la persona de Jesucristo, que es el “rostro de la misericordia”;
  • que hay que atravesar para salir agradecidos y ricos de misericordia para vivir con los hermanos. “Gratuitamente han recibido, gratuitamente den” (Mt 10,8): misericordes sicut Pater, “sean misericordiosos como el Padre” (Lc. 6,36)

Queridos Hermanos, Hermanas y Amigos orionitas, acojamos la invitación del Papa Francisco a ponernos en camino para pasar a través de la Puerta de la misericordia de Dios.

No sólo. Estamos invitados a ser nosotros, cada uno de nosotros, una Puerta de la misericordia de Dios a través de la cual nuestros hermanos puedan entrar en el amor de Dios.

Sobre este camino del salir, del diálogo y del encuentro, es necesario continuar decididamente.

Con el Jubileo, el Papa pide “retomar con entusiasmo el camino misionero”, ser Iglesia en salida, mediante el evangelio y el ministerio de la misericordia, promoviendo la cultura del encuentro.

Si Juan Pablo II dijo “no tengan miedo de abrir de par en par las puertas a Cristo”, Papa Francisco pide no tener miedo de abrir de par en par las puertas para salir y para caminar por los caminos del mundo, con “el espíritu del Vaticano II, el del Samaritano”.

¡Cuánta sintonía con la vida y el carisma de Don Orione!

“¡Fuera de sacristía! – exhortaba Don Orione – No perder de vista jamás ni la iglesia, ni la sacristía, es más, el corazón debe estar allí, la vida, allí donde está la hostia; pero con las debidas cautelas, es necesario que se entreguen a un trabajo que no sea más sólo el trabajo que hacen en la iglesia”.

Pienso que conocer y vivir la experiencia de la misericordia de Don Orione nos ayuda a vivir bien el Año Santo de la Misericordia en sintonía con el Papa Francisco y la Iglesia de hoy. Teniendo delante dicho objetivo, puede ayudarnos esta reflexión sobre el ministerio de la misericordia de Don Orione de la Escuela de Formación Orionita (EFO).

 

El ministerio de la misericordia es la sustancia del ministerio sacerdotal y caritativo de Don Orione.

Nosotros entramos en la escuela de formación orionita para hacernos “expertos de la misericordia de Dios” en nuestra vida, y por eso, testigos, instrumentos de la misericordia de Dios hacia los demás.

Partamos de dos observaciones confidenciales de Don Orione a sus discípulos:

“Cuando estarán un poco más adelante en la vida, entenderán lo que les estoy diciendo; sentirán en ustedes mismos que la obra más grande que puede hacer Dios… es sabernos perdonar”  (Parola, 31.5.’23).

“La misericordia de Dios para con los pecadores era mi caballo de batalla desde joven. Volvía a casa, después de aquellas prédicas, cansado pero contento por los grandes frutos….” (Parola, 17.4.1938).

San Juan Pablo II, que conocía bien la vida de don Orione y le definía como “un estratega de la caridad”, “una maravillosa y genial expresión de la caridad cristiana” señaló que “su vida, tan intensa y dinámica, nace de un secreto y una genialidad: don Orione se dejó llevar sólo y siempre por una única lógica, la del amor”.[2]

Esta observación del Papa Juan Pablo II nos hace comprender que la misericordia no es sólo una característica de Don Orione, una virtud excelente. Es mucho más: es la lógica de su vida, es la conexión interna de pensamientos, voluntad y acción de su personalidad; es el orden interior de su vida. Es su identidad: como Deus caritas est, así Don Orione caritas est.

Para comprender la misericordia en don Orione, hay que partir de la experiencia que él tiene de la misericordia de Dios. En una oración de 1917 (tenía 45 años), que es también todo un programa, leemos: “Que no olvide nunca que el ministerio que se me ha confiado es un ministerio de misericordia y tenga con mis hermanos pecadores ese incendio de caridad, que tantas veces has usado conmigo, oh gran Dios”.[3]

Misericordia quiere decir “tener un corazón de miserable”, de pobre, de pequeño, de humilde. Y quiere decir “tener corazón para los miserables”, para las miserias. Las dos experiencias están íntimamente conectadas, tanto que una no puede estar sin la otra.

 

Un corazón sin fronteras

Característico en don Orione es la visión universal de la salvación y del amor cristiano que él plasmó en su lema programático “Instaurare omnia in Christo”(Ef 1,10). Su corazón “católico”, universal, inspira todos sus escritos y está en la base de todas sus actuaciones.

Hay una página de admirable sencillez y de mística intensa que nos puede introducir en la comprensión de lo que significa “un corazón dilatado por la caridad de Dios”. San Luis Orione, pocos meses antes de su muerte, cantó la universalidad de la Divina Misericordia en este Cántico de las almas:

No saber ver ni amar en el mundo, más que las almas de nuestros hermanos.
Almas de pequeños, almas de pobres, almas de pecadores, almas de justos, almas de extraviados,
almas de penitentes, almas de rebeldes a la voluntad de Dios,
almas de rebeldes a la Santa Iglesia de Cristo, almas de hijos perversos,
almas de sacerdotes malvados y pérfidos, almas agobiadas por el dolor,
almas blancas como palomas, almas simples, puras, angelicales, de vírgenes,
almas hundidas en las tinieblas de los sentidos y en la baja bestialidad de la carne,
almas orgullosas del mal, almas ávidas de poder y dinero,
almas llenas de sí, que no se ven más que a sí mismas, almas perdidas que buscan un camino.
Almas dolientes que buscan un refugio o una palabra piadosa,
almas que aúllan su desesperación, su condenación,
o almas embriagadas con la embriaguez de la verdad vivida:
Cristo las ama a todas, Cristo murió por todas,
Cristo las quiere salvar a todas entre sus brazos y en su Corazón traspasado.
Nuestra vida sea un canto y un holocausto de fraternidad universal en Cristo.
Ver y sentir a Cristo en cada persona.
Hemos de tener en nosotros la música profundísima de la caridad.
Yo lo único que siento es una infinita, divina sinfonía de espíritus,
que palpitan junto a la Cruz, y la Cruz destila
por nosotros gota a gota, a través de los siglos, l
a sangre divina derramada por cada alma.
[4]

El Cántico de las Almas de don Orione es fruto de la contemplación de las miserias humanas y de la misericordia divina, nace en el corazón de un hombre bueno, que ha llegado a ser padre misericordioso de las almas. Las almas están en sus pensamientos y sentimientos porque se ha dejado involucrar en la misericordia redentora de Cristo.

Por esto don Orione quiere abrazar a todos, quiere que ningún alma se pierda. Fue el propósito y la gracia que pidió a Dios en su primera misa y terminó siendo la síntesis de su vida: “¡Que toda esta pobre vida mía sea un solo cántico de divino amor en la tierra, porque yo quiero que sea –por tu gracia, oh Señor-, un sólo cántico de divina caridad en el cielo! ¡Caridad!¡Caridad!¡Caridad!”.[5]

 

Amor hacia los más alejados de Dios

Don Orione fue – porque lo quiso ser- “el sacerdote de aquellos que no van a la iglesia”.

 Hay un escrito que revela plenamente el alma de don Orione y la idea que él tiene del sacerdocio.

“La finalidad del sacerdocio es la de salvar almas e ir detrás de ellas, especialmente, de aquellas, que alejándose de Dios, van a la perdición. Esas tienen preferencia, no de ternura, sino de paterno consuelo y ayuda en el regreso, dejando, si fuera preciso, aquellas menos necesitadas de asistencia. Jesús no vino para los justos, sino para los pecadores: “Por lo tanto, oh mi Dios, presérvame de la funesta ilusión, del diabólico engaño de creer que yo como cura deba ocuparme sólo de quien viene a la iglesia y frecuenta los sacramentos (...). Que yo no olvide jamás, que el ministerio que me ha sido confiado es ministerio de misericordia”.[6]

El ministerio de la misericordia es, para don Orione, la sustancia de su sacerdocio y el horizonte permanente de su acción caritativa. Es también un claro indicador de su santidad, porque “una señal –decía Cassiano- de que el alma ha sido purificada con el fuego divino es la capacidad para tener compasión de los pecadores”.

Un hecho en la vida de don Orione puede ayudarnos a fijar el valor y el comportamiento del ministerio de la misericordia.

Cuenta cómo años atrás, predicando una misión en un pueblo, había dedicado la última tarde para hablar de la misericordia de Dios. Durante la charla, no sabe por qué, dijo: “Incluso si alguno hubiese puesto veneno en el plato de su madre y la hubiese llevado de esta manera a la muerte, si está realmente arrepentido y se confiesa, Dios, en su infinita misericordia, está dispuesto a perdonarle su pecado”. Terminada la predicación se quedó confesando hasta la media noche y, después, se puso en camino a pie hacia Tortona. El tiempo no podía ser peor, nevaba y todo estaba cubierto de nieve. Envuelto en la capa descubrió que, a la salida del pueblo, había alguien que lo esperaba. “Reverendo, ¿usted es don Orione? ¿Ha sido usted quien ha predicado esta tarde en la iglesia? Bien, quisiera saber si lo que ha dicho esta tarde es verdad. Quisiera saber si de verdad es cierto que, incluso si alguien hubiera metido veneno en la comida de su madre, todavía podría ser perdonado”.

Sigue don Orione: “No recordaba de haber dicho esas palabras, pero le dije: ‘Por supuesto que es verdad. Basta que esté arrepentido de verdad, pida perdón a Dios y se confiese; cualquier pecado, por grande que sea, será perdonado; claro que para él hay misericordia y perdón’”. ‘Pues verá – dijo-, yo soy el que ha puesto veneno en el plato de su madre. Mi mujer y mi madre no se llevaban bien, y yo he matado a mi madre. ¿Podré ser perdonado?’. Y se puso a llorar. Me contó la historia de su vida y después se echó a mis pies: ‘Padre, confiéseme: yo soy el del veneno en el plato de su madre. Desde ese momento no he vuelto a tener paz. Han pasado tantos años. Desde entonces no he vuelto a confesarme’.

‘Bien –le dije enseguida, confortándolo- por la autoridad que he recibido de Dios, yo te puedo perdonar este pecado’. Se puso de rodillas y se confesó llorando y le di la absolución. Después se levantó y me abrazaba y me apretaba contra sí, siempre llorando, y no se terminaba de separar de mí, tal era la alegría que le invadía. También yo lloré, le besé en la frente y mis lágrimas se fundían con las suyas. Reemprendí el camino y llegué a Tortona todo calado. Esa noche me quité las botas y me eché sobre la cama, y soñé... ¿Qué soñé? Soñé con el corazón de Jesucristo; sentí el corazón de Dios, ¡qué grande es la misericordia de Dios!”.[7]

Este episodio es una parábola que ayuda a comprender la misericordia de Dios y el ministerio de la misericordia. Don Orione ha sido definido como “un rostro de la misericordia de Dios”. Y con este rostro era reconocido por la gente que a él recurría.

 

El himno de la caridad

La conocida página de san Pablo (1 Cor 13, 1-8a) fue de imprescindible referencia en la vida de don Orione. [ VIDEO ]

“Nuestro Dios es un Dios apasionado de amor, Dios nos ama más que un padre a su hijo, Cristo Dios no ha dudado en sacrificarse por amor a la humanidad.
En el más miserable de los hombres brilla la imagen de Dios. Quien le da a un pobre, le da a Dios y tendrá, de la mano de Dios, la recompensa.
Oh, que la Providencia nos mande a los hombres de la Caridad. Como un día, de las piedras, Dios ha suscitado a los hijos de Abraham, así suscite la legión y un ejército, el ejército de la caridad, que colme de amor los surcos de la tierra, y calme finalmente a la afanada humanidad.
Seamos apóstoles de caridad, de amor puro, amor alto y universal, hagamos reinar la caridad con la dulzura del corazón, con el hecho de compadecernos, de ayudarnos mutuamente, dándonos la mano para caminar juntos. Sembrar con mano abierta, sobre nuestros pasos, obras de bondad y de amor, enjuguemos las lágrimas de quien llora.
Sintamos, oh hermanos, el grito angustioso de tantos otros hermanos nuestros, que sufren y anhelan a Cristo; vayamos a su encuentro como buenos Samaritanos, sirvamos a la verdad, a la Iglesia, a la Patria, en la caridad.

¡Hacer el bien a todos, hacer el bien siempre”.[8]

Mientras vibraba comentándo el himno de la caridad, don Orione observó “a partir de Cristo, la religión inspiró la caridad y con ella se fundió de tal manera, que el cristianismo sin caridad no sería otra cosa que indigna hipocresía”.

Don Orione evoca siempre la unidad vital entre la caridad en las palabras, caridad en el corazón, caridad en las obras, porque “la caridad tiene hambre de acción, es acción que sabe de eterno y de divino”.[9] “Eviten las palabras: tenemos los bolsillos llenos de palabras”[10]

Escribe: “Amemos a los hermanos, seamos misericordiosos. La caridad nos exige no apartarnos en una cómoda autosuficiencia, sino sentir y tener compasión activa por los dolores y necesidades de los demás, de los cuales no debemos mantenernos separados, mientras son una sola cosa con nosotros en Cristo. Mihi vivere Christus est”.[11]

Una vez más, la elocuencia de un episodio de su vida puede ilustrar mejor que cualquier otra cosa la concreción y la belleza del actuar con misericordia.

El 13 abril de 1920, don Orione celebraba los 25 años de su primera misa. Respondiendo a un sacerdote, compañero suyo en el seminario y amigo, que le felicitó con ese motivo, don Orione respondiéndole cuenta en una carta cómo celebró él esas “bodas de plata sacerdotales”:

          Querido don Casa: Aquí no se ha hecho mayor fiesta; no he querido que se hiciera fiesta por el XXV aniversario de mi sacerdocio. Ese día yo tenía que pasarlo en Bra, pero, en las vísperas, caí en la cuenta de que el querido clérigo Viano empeoraba, entonces me quedé en Tortona. La noche la pasé al lado de la cama de Viano y por la mañana celebré la Misa a los pies de la Madre de la Divina Providencia.

            Te cuento cómo pasé la hora de la comida. Viano empeoraba, pero se mantenía consciente. Hacía días que a pesar de las lavativas, no hacía de vientre, y al mediodía, sin embargo, no nos dimos cuenta, ni él tampoco, el caso es que no llegamos a tiempo, ¡pobrecillo!

            Y entonces el clérigo Don Camilo Secco, ahora subdiácono, que hace de enfermero, y es bien fuerte, levantó de la cama a nuestro querido enfermo, cambiamos toda la ropa, del enfermo y las sábanas, y así, mientras los demás almorzaban, con agua templada le lavé y limpié haciendo con nuestro querido Viano los humildes y santos oficios que una madre hace con sus niños.

            Miré en aquel momento al clérigo Camilo y le vi llorar. Estábamos cerrados en la enfermería para que nadie entrase, aunque llamaban con insistencia a la puerta para que bajáramos a comer; pero pensé que era mucho mejor realizar con amor de Dios y humildad aquella santa obra, verdaderamente de Dios, y decía para mí: esto es mucho mejor que todas las predicaciones que hice. Ahora veo que de verdad me ama Jesús cuando me da ocasión de purificar mi vida y santificar así este XXV aniversario de mi sacerdocio. Y me di cuenta de que nunca había servido a Dios en el prójimo tan sublime y tan santamente como en aquel momento, mucho mejor que en todas las obras hechas en los XXV años de ministerio sacerdotal. Deo gratias, Deo gratias.

            ¿Lo ves? Así nos amamos. Por la gracia de Dios que está con nosotros y por su divina misericordia, así nos amamos en Él. Ahora Viano rogará, por mí y por todos vosotros, hijos míos”.[12]

Cierto que las biografías y las hagiografías sobre don Orione nos llevan a pensar en su vida como un prodigioso desarrollo de la caridad, “a la cabeza de los tiempos”, y sus enseñanzas como fruto de sapientia cordis profética y clarividente. Pero es en hechos como los anteriores, en esos servicios “humildes y santos que una madre hace con sus hijos”, que se vuelven habituales por la misericordia en un alma inmersa en Dios, donde se ha de buscar la esencia de la misericordia cristiana.

 

Pasar de las obras de caridad a la caridad de las obras

El Papa Benedicto XVI, comentando la afirmación de don Orione “la caridad es la mejor apología de la fe católica”, dijo que

“las obras de caridad, ya sea como actos personales o como servicios prestados por grandes instituciones a las personas necesitadas, no pueden jamás reducirse a un gesto filantrópico, sino que han de ser siempre expresión tangible del amor providente de Dios. Para hacer esto –recuerda don Orione- se necesita estar “contagiados por la caridad suavísima de Nuestro Señor” mediante una vida espiritual auténtica y santa. Sólo así es posible “pasar de las obras de caridad a la caridad de las obras, porque –añade vuestro fundador- también las obras sin el amor de Dios, que les dé valor,  no sirven de nada”.[13]

La misericordia es un “dar con el pan del cuerpo el divino bálsamo de la fe”.[14] Inseparablemente. Es entonces cuando las obras de misericordia son evangelizadoras de por sí (“la caridad abre los ojos a la fe[15] y culto agradable a Dios (“ver y servir a Cristo en el hombre”.[16]

Las palabras de la oración para la misa en honor a san Luis Orione resumen su experiencia de la misericordia:

“Concédenos, Señor,
que ejercitemos como él las obras de misericordia,
para que los hermanos experimenten
la ternura de tu Providencia
y la maternidad de la Iglesia”.

AMEN.

 


[1] Cfr F. Peloso, Don Orione e il ministero della misericordia, “Unità e carismi”, Città Nuova, n.2, aprile-maggio 2015, p.50-54.

[2] De San Juan Pablo II sobre don Orione en la Omelia in occasione della beatificazione, 26 octubre de 1980, y la Omelia in occasione della canonizzazione, 16 mayo de 2004.

[3] Don Orione, Nel nome della Divina Provvidenza, Piemme, Casale Monferrato 20043, p. 27.

[4] Apuntes del 25 febrero de 1939, en Luís Orione. Acción y contemplación, Ciudad Nueva, Madrid 1989, pp. 99-103.

[5] Don Orione, Carta del 26 junio de 1922, en: ibid., pp. 54-56.

[6] Don Orione, Nel nome della Divina Provvidenza, cit., p. 27.

[7] Cfr Parola VII, 21-22; XI, 234-235; XI, 325-327.

[8] En marzo de 1936, desde Rosario (Santa Fé - Argentina), Don Orione escribe la carta llamada "El himno de la caridad” que, después, fue grabada por el mismo Don Orione en un disco enviado a Italia. La carta completa, en italiano, se encuentra en Le lettere II, 327-331.

[9] Aa. Vv., Tras los passos de Don Orione. Itinerario de formación en la espiritualidad orionita, PODP, Buenos Aires, 2002, p. 170.

[10] Scritti 61, 114.

[11] Scritti 80, 283.

[12] Don Orione, Carta a Don Casa, 1 junio de 1920; Lettere I, Roma, 1969, pp. 191-193.

[13] Discurso di Benedicto XVI durante la visita al Centro Don Orione de Roma, 24 de junio 2010.

[14] Don Orione, Nel nome della Divina Provvidenza, cit., p. 115.  

[15] Tras los passos de Don Orione, 89.

[16] Tras los passos de Don Orione, 300, nota 209.

 

24 Aprile 2017
Festa di S. Luigi Orione
Lettera dei Superiori generali P. Tarciso Vieira FDP e Madre M. Mabel Spagnuolo PSMC, in occasione della commemorazione liturgica di San Luigi Orione, 16 maggio 2017.
5 Febbraio 2017
125° dell’apertura dell’Oratorio San Luigi di Tortona (IT-PT-SP)
Lettera del direttore generale P. Tarcisio Vieira e di P. Fernando H. Fornerod circa il 125° anniversario dell'apertura del primo Oratorio di Don Orione.
10 Ottobre 2016
Devo tenere i vostri cuori aperti verso Dio!
Lettera ai laici del MLO presenti alla VI Assemblea ordinaria. Cile, ottobre 2016.
Videoconferencia - Don Orione y el ministerio de la misericordia.
MENU RAPIDO
Help & Feedback
Help
Frequently Asked Questions
Invia una richiesta
Informativa Privacy
Cookies
Altre lingue
Contenuti più visitati
Contattaci
Link della Congregazione
Frate Ave Maria
Figli della Divina Provvidenza
Don Orione oggi
La vita
Don Flavio Peloso
Siti amici
Piccole Suore Missionarie
Istituto Secolare Orionino
Movimento Laicale Orionino
Servizio Esperti Volontari
ENDO-FAP
Il Papa e la Santa Sede
Contatti
Come contattare la Piccola Opera nel mondo
© 2011-2016 Piccola Opera della Divina Provvidenza - Diritti Riservati Termini di utilizzo Privacy Policy by PRiNKOLab.it